Los 11 días más difíciles de Mozilla

Después de 11 días, el CEO de Mozilla Corp. (y que en conjunto con la Fundación y voluntarios, representan la comunidad Mozilla) Brendan Eich, renuncia después de una serie de críticas debido a su postura de apoyo a la proposición 8 de California, que en 2008, invalido y prohibió los matrimonios del mismo sexo en ese estado.

Han sido 10 días difíciles para todos los que nos autodenominamos mozilleros. Días en que el proyecto sufrió muchas críticas en conjunto, boicots de sitios como OkCupid, en que empleados de Mozilla Corp. pidieron su renuncia, en que empleados que son parte de ese colectivo salieron en su apoyo, en que mucha gente expreso su enojo por la situación en redes sociales, en que la fundación salió a apoyar la causa del matrimonio igualitario. Días en que la comunidad empezó a dividirse en la medida que la crítica se empezaba a extender en la opinión pública.

Por mi lado, igual fue un tiempo difícil porque no pude evitar de sentir que mi corazón se partía en dos respecto a lo que pasaba al proyecto.

Por un lado, Mozilla llevo a cabo un proceso de ascenso basado en la meritocracia. Y por méritos Eich era la persona indicada: Fue el creador de Javascript y fue uno de los fundadores de Mozilla y también CTO de Mozilla Corp. antes de su ascenso. De ahí que intentaba conciliar la idea de que el fuera la cara visible del proyecto teniendo ideas totalmente contrarias a las mías en ese aspecto.

Pero por el otro, empezaba a ver como en cada momento la imagen del proyecto empezaba a dañarse por una serie de desaciertos. El primero de ellos fue su intento de disculpa sin especificar a quienes se la debía y porque motivos. Después que Mozilla indicará que iban a apoyar la causa del matrimonio igualitario sin indicar la opinión del CEO. Y finalmente una serie de entrevistas en las que no intento aclarar sus posturas y empezó a involucrar a otras personas y abrir otros flancos.

Además en los últimos días aparecieron noticias de su apoyo a candidatos con posiciones más extremas en contra de las minorías sexuales. Y aunque yo no crea que tenga relación con sus propias acciones, el público no lo iba a recibir de buena manera mientras él no fuera capaz de explicar sus propias ideas.

Voy a repetir: Solo por los aspectos meritorios, Eich debía ser el CEO. Pero por el otro lado un CEO es una figura pública, por lo que su preparación técnica no es tan importante como la de su comunicación porque sus ideas y sus acciones van a estar en medio de un escrutinio público. Y el único activo que se tiene no son solo los méritos sino la honestidad por asumir hechos una vez que son públicos, sean estos positivos o negativos.

Porque ser la cara visible del proyecto no solo implica tener una atención por los asuntos de la organización sino también por procurar no crear problemas entre la organización y la opinión pública.

Y en eso creo que tanto en Mozilla Corp. como Foundation no fueron capaces de comprender que sus acciones de apoyo a Eich y a la comunidad LGBT si bien eran en buena voluntad, no eran útiles por dos motivos:

  • Porque Eich no se pronunciaba sobre esos movimientos, lo que aumentaba en el público las dudas sobre sus ideas. Y al no pronunciarse, aumentaba la brecha entre sus ideas y lo que el público en general consideraba que eran.
  • Porque no tomaron en cuenta que estamos en una época en que a las organizaciones las juzgamos en gran medida por el comportamiento de sus líderes y lo relacionamos con el de la organización para intentar evaluarla en su conjunto. Y que la idea de que Mozilla Corp. pudiera apoyar la causa del matrimonio igualitario pero no su CEO iba a ser tomada por muchos como un acto insincero e incoherente.

Esto no fue un problema técnico que se pudiera retrotraer o hacer un rollback para solucionarlo. Esto es un problema de cómo la gente percibe ideas, acciones y palabras y como las interpreta. Y cuando no percibe esos elementos de manera coherente, empieza a provocar una brecha de credibilidad. Y se crea una necesidad de afrontar con claridad esa brecha para cerrarla.

Y de ahí que no quedara otro camino si Eich no quería o no estaba dispuesto a asumir su rol público, dado que la brecha no tenía otro camino que seguir aumentando hasta seguramente arrastrar todo el proyecto a una situación más complicada.

¿Qué sigue adelante para Mozilla?

Lo único que queda es ser honestos. El daño causado a la imagen de Mozilla estos 10 días es inmenso y seguramente crecerá por un tiempo más. Tanto Mozilla Corp. como Foundation deberán evaluar qué cosas salieron mal, intentar sacar lecciones y no repetir los errores.

Habrá mucha gente que todavía se sienta lastimada por todo lo sucedido, y habrá que pedirles disculpas. Una y otra vez, y otra vez, y diez veces más, de manera clara.

Y habrá que hacer que las ideas, palabras y acciones esta vez sean coherentes entre sí y con la imagen de Mozilla para que la confianza pueda ser reestablecida. Solo así podemos demostrar que aprendimos la lección.

¿Qué queda decir a los que abandonaron Firefox?

Primero que todo, disculpas por haber causado un problema que hiciera que muchos abandonarán el navegador. Que fue un problema que creamos, que no fue atendido como debió ser, y que tuvo consecuencias negativas.

Que muchas de las quejas, las justas e incluso las injustas, son merecidas. Porque no solo no fuimos capaces de explicar bien, sino de no comprender como esa explicación era interpretada y si era convincente.

E intentar explicar que vamos a aprender la lección. Y que tal como pedimos perdón, que comprendan que les necesitamos. Porque Mozilla no es solo un navegador web, un cliente de correo o sistema operativo móvil. Es también una causa por una web abierta que necesita que todos construyamos en ella, que todos participemos en ella, para que sea para todos.

¿Y qué queda para los que somos mozilleros?

Habrán muchos que van a estar por esta situación tristes, felices, enojados, incomodos, aliviados. En mi caso en parte triste porque esta fue una situación evitable en muchas ocasiones, y mucho del daño era innecesario, pero inseparable a las circunstancias. Pero también un poco aliviado dado que, aunque este no fuera el mejor escenario para superar la crisis, ahora va a ser posible retomar el control de la situación.

Habrá quienes estén criticando ahora a quienes criticaron a Eich o boicotearon a Mozilla, desde mi punto de vista sin comprender la esencia del problema. Son libres de hacerlo y no encuentro lo que hacen sea reprochable debido a que muchos de ellos han sido contribuyentes importantes, y por lo mismo, quieren al proyecto de manera más apreciable. Y esto seguramente todo lo ocurrido les ha causado más que nada dolor.

Somos al fin y al cabo, seres más condicionados por nuestras emociones que por nuestra capacidad racional. Y a veces necesitamos liberar nuestros pensamientos y expresarlos para poder empezar a reordenar las cosas y liberarnos del peso que significa tenerlos en la mente. Como en este caso.

Va a demorar un tiempo para que la comunidad vuelva a recuperarse de la situación ocurrida, pero eventualmente lo hará. Porque hay mucho más por lo que seguir adelante, no solamente para promocionar Firefox sino por proteger una web que sea abierta, participativa, confiable, sin restricciones, y para todos.

Y porque en muchos casos, amamos a Mozilla. Personalmente he conocido mucha gente fantástica de diversos lugares del mundo por mi participación, he aprendido muchas cosas y  he valorado otras como importantes. Porque siento que he hecho aportes que aunque no pueda medir de manera directa, son significativos tanto para Mozilla como para las personas que usan aplicaciones como Firefox. Porque hay desafíos como seguir promoviendo la web abierta que cada vez van a ser más importantes de apoyar. Y porque amar no solo implica querer las cosas buenas, sino también comprender las malas e intentar conciliar ambas situaciones poniendo lo primero como lo más importante.

Y porque es tiempo de empezar a cerrar esa división que tenía mi corazón con Mozilla.

mozheart

 

¡Hola!

Esto no pretende ser una primera entrada o algo similar con un saludo por ser la primera vez que blogueo. Por un lado es muy 2006, y por el otro es algo que ya que he realizado varias veces en el pasado en otros blogs que he mantenido y, al menos en mi caso, ha perdido la significancia de hacer algo por primera vez.

Este saludo siento que va más dirigido al mismo sistema que ejecuta el blog, dado que durante un buen número de meses lo he mantenido actualizado pero sin escribir absolutamente nada; y tal vez a empezar a escribir con muchas más palabras.

Hay cosas que no puedo describir completamente en 140 caracteres y que requieren mucho más espacio para poder ser expresadas sin dificultades. Y ahora creo que he podido recuperar las ganas de escribir bastante, de expresar cosas de manera clara sin una limitación útil para algunas cosas pero no para esto.

Reencontrarme con algunas cosas que me gustan y poder decirlas. No quedarme solamente mirando la conversación sino también intentar participar en ella.